domingo, 20 de julio de 2014

Fulmars with dark subterminal tail bands in the N Atlantic



Bob Flood, from Scilly Pelagics has recently posted an interesting video to Youtube (find it here and embedded above) which shows something previously unknown which, as he comments, represents a discovery that Atlantic Fulmars (Fulmarus glacialis) can show dark subterminal tail bands. Something more to look for, beyond finding the interesting 'Blue Fulmar' for those having Fulmars in their waters and seawatches. He has allowed Rare Birds in Spain blog to reproduce the video and his comments (our capitals):

'A key criteria for separation of Pacific Fulmar from Atlantic Fulmar is that in Pacific Fulmar the tail typically is much darker than the uppertail-coverts and contrasts strongly with them (i.e. visible tail either wholly dark or mainly dark forming a contrasting thick band); but not so in Atlantic Fulmar.

This is a striking feature of Pacific Fulmar in all but dark morphs. So, when I saw this intermediate-morph bird in Spitsbergen (North Atlantic) with an obvious dark tail band, I immediately thought it could be a Pacific Fulmar. It would be a first for the Western Palearctic! The video was taken during an Oceanwide expedition cruise in Spitsbergen and I hoped a photographer on board might have photographed the bird so I could check details. No such luck. However, I alerted one of the expedition team Christophe Gouraud (top guy) and, to cut a long story short, we now have good SLR photos of two other fulmars in Spitsbergen with dark tail bands. It appears that there is a population of fulmars in western Spitsbergen (at least) with dark tail bands. How many is unknown.

We have not heard of anything like this before and we find it an astonishing discovery, given that the area is well researched and well travelled; but it begs the question, 'What is going on?' We will give a full expose in the forthcoming multimedia ID guide 'Albatrosses & Fulmarine Petrels' (Bob Flood & Ashley Fisher), and Hein van Grouw (Natural History Museum, Tring) and I will discuss the birds in a forthcoming article. 

We are still working through the possibilities with a few strong candidates on the table. One thing I am fairly confident of is that the birds are Atlantic and not Pacific Fulmars based on structure and other features of plumage aspect (though Pacific genes are not eliminated). So, the ID criteria for separating Pacific from Atlantic Fulmars perhaps will have to be rewritten?'

Bob Flood also comments that recent DNA research recommends elevation of the two forms to species level (pdf in the link): Kerr, K. C. R., & Dove, C. J. 2013. Delimiting shades of gray: phylogeography of the Northern Fulmar Fulmarus glacialis. Ecology & Evolution 3: 1915--1930.

More on the Atlantic and Pacific Fulmars at Birding Frontiers here and in the Scilly Pelagics Fulmarine Petrels DVD here.  Thanks to Bob Flood for this interesting input. And NW Spain seawatchers... keep an eye on this. Who knows!

domingo, 13 de julio de 2014

La 'Llista dels ocells del Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà (PNAE) i badia de Roses'


Publicada por l'Associació d'Amics del Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà (APNAE), patrocinada por los Cámpings Laguna y Castell Mar, y compilada por los ornitólogos de l'Empordà Jordi Martí-Aledo y Álex Ollé se acaba de publicar la tercera versión (con datos hasta diciembre de 2013) de las aves del Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà y la bahía de Roses, en Girona.

Con portada en tapa blanda y foto a todo color de Álex Ollé de una magnífica carraca Coracias garrulus y contraportada con un simpático buho chico Asio otus, el verdadero interés de la lista, publicada en papel y disponible en la comarca y a través de APNAE, radica en su interior y en el rigor aplicado para su compendio.

Después de un prólogo, combativo como siempre, del histórico naturalista local Jordi Sargatal, el primer director que tuvo el PNAE, la lista própiamente dicha en el tradicional formato 'excel', viene precedida de siete apartados: introducción, ámbito geográfico, criterios taxonómicos y nomenclatura, categorias sobre procedencia, estatus y grado de abundancia, criterios para la inclusión y exclusión de especies más un conjunto de agradecimientos y bibliografía empleada.

El listado incluye las especies observadas dentro del límite del espacio protegido y criterios restrictivos para el tratamiento de las rarezas, su categorización siguendo la clasificación al uso en la mayoría de Europa (A,B,C,D), el estatus de las especies incluidas y, novedad en este tipo de listas, una estimación de la abundancia basada considerando las citas registradas en los últimos 30 años. El área considerada no es parca en especies, habiéndose recogido evidencias rigurosas de la presencia de 341 (categorias A, B y C).

A diferencia de otros proyectos, esta lista considera las rarezas homologadas o bien aquellas que presentan evidencias digamos 'homologables' y, por tanto, no se fundamentan en criterios subjetivos o basados en la fe que se tenga en tal o cual observador/a.

El listado, sin las fotos a color, se puede descargar en formato pdf desde el blog Frontera Empordà de uno de los autores, Àlex Ollé, en este enlace.

Hay que agradecer que iniciativas privadas pueden tirar adelante la publicación en papel de listados de interés como este, con un coste de edición de poco más de 1000€. Esta agradable noticia contrasta con la no disponibilidad de la última versión de la lista española de aves, de hace ya dos años (R. Gutiérrez, E. de Juana y J. A. Lorenzo 2012), que tan solo se puede descargar en pdf de la web, pese a ser en teoría el marco estatal, el tablero de juego, en el que se basa la conservación y el trabajo con las aves en España. Auspiciada por una ONG cuyo presupuesto excede los 4 millones de euros, esperamos ver prontamente una versión de la misma en papel, al menos de la calidad, digna y suficiente, del listado de l'Empordà que aquí recomendamos.


Abstract: Empordà marshes and Roses bay bird list. A new (3.0) version of the list of the birds of this area in NE Catalonia has been just printed and released. A pdf version is available too (see link above). Full text is in catalan but bird list includes names in latin and English too. A must if considering a visit to this well-known area of the NE iberian corner. More contents using the translation applet of the blog in the right sidebar.

domingo, 8 de junio de 2014

Libro revisado: The Sound Approach to Birding. Enhanced Digital Edition




English version in the Rare Birds in Spain website here

Por diferentes razones conozco los autores de The Sound Approach desde hace unos años cuando Mark Constantine me invitó, gracias a Anthony McGeehan,  a formar parte de su equipo de bird-racing The Transatlantic Vagrants en la Great Texas  Birding Classic de 1999 supliendo (que responsabilidad!) a nada más ni nada menos que el editor de Dutch Birding, Arnoud van den Berg. Antes de ir tuve que familiarizarme con un montón de cantos y reclamos de ‘warblers’ americanos, dado que no es lo mismo ir a ‘pajarear’ que ir a un maratón ornitológico donde escuchar y conocer los reclamos y cantos es vital. Si ya es difícil en tu región biogeográfica, imagínate en una nueva. Pues bien, ¡curioso resulta que el autor casi empieza el libro con esta misma reflexión!
  
Hábitat donde The Sound Approach han grabado parte del material de la obra. Arnoud van den Berg en Holanda, durante una invasión de Loxia leucoptera, 30.1.2003 © Ricard Gutiérrez


Durante los años siguientes conocí el proyecto de The Sound Approach en una visita a Holanda, donde no pude aclararme con los reclamos de los diferentes piquituertos invernantes en la zona (pese a bimbar el Loxia leucoptera con Magnus Robb y Arnoud),  el mismo Magnus que nos había acompañado a aprender sobre los Hydrobates de Benidorm en 2002. Más tarde se producirian sucesivas visitas de parte de los Transatlantic en este caso en Catalunya para participar en el maratón ornitológico de SEO/BirdLife. Durante todo ese tiempo me di cuenta del dominio que tenian sobre las voces y cantos de las aves que veíamos (y oíamos).

De izquierda a derecha, Eduardo Mínguez, Emma Guinart y Magnus Robb en la cueva de Benidorm donde crian los paíños mediterráneos citados (y grabados) en el texto, 7.8.2002 © Ricard Gutiérrez


¿Qué tiene que ver todo esto con el libro? Mucho. Se trata, como en su día fue el descubrimiento de las coberteras, de la muda, del datado en base al contraste entre plumas mudadas observadas con buena óptica, de un salto adelante importantísimo. El salto lleva años en el aire: la versión digital para ipad que reviso tiene su versión ‘en papel’, de 2006, provista de dos cds de audio y con una cuidada edición. La compré cuando salió y la tengo dedicada por los autores. Pero  por una cosa u otra siempre cuesta combinar la lectura con el audio. Hasta ahora: una versión en ipad, que creo abre un campo inexplorado para este tipo de formatos, nos conduce inexorablemente hacia la fascinación por el mundo de los reclamos, cantos y lo que eso tiene que ver con la identificación de las aves. 

Versiones en papel y digital
 
Se ha testado el libro, descargado desde la iTunes Store sobre un Ipad2 iOS versión 7.0 (11A465) con el software iBooks 3.2.  Se puede ver el libro en un ordenador Mac pero en mi opinión, necesitas un ipaD para que sea realmente útil y ha sido diseñado para ese formato.   

A diferencia de un ebook, este libro tiene funciones digitales de interés. Algunas son propias del software de lectura, como resaltar en amarillo los párrafos que te interesen (equivale a subrayar un libro), para luego dejarlo así o quitarlo más adelante. O el redactar notas sobre lo que lees.  La letra es algo más pequeña que en el original en papel, pero tiene un mejor contraste (por la luz de la pantalla). Aproximadamente el texto de la versión digital es el mismo de la escrita, con algunas actualizaciones taxonómicas actualizadas (como los Oceanodroma) o siguiendo el comité holandés (CSNA)  e.g. Carpodacus eryhtrinus aparece como Erythrina erythrina que no ofrecen la menor dificultad. 

La función 'resaltar' el texto te permite subrayar lo que te interese para una posterior consulta o lectura rápida

Hay sin embargo unos avances tecnológicos de primera magnitud que representan un antes y un después en este tipo de obras: las referencias a cd son ahora botones que son muy útiles y que no puedes evitar pulsar, siendo mucho más fácil la comprensión de lo que estás leyendo, al escucharlo simultáneamente. 


Los botones de la derecha te permiten escuchar las grabaciones mientras lees o subrayas

Aún mejor, los siempre algo complicados de entender  sonogramas cobran vida y ‘salen en pop-up’ y con un indicador de avance, un dial (¡como los mezcladores de audio o vídeo o el de las antiguas radios!) que te indica por donde vas del sonograma mientras lo oyes. ¡Por fin alguien inventa algo para hacer facilísimamente comprensibles los sononogramas! . Este sistema, mucho más fàcil de seguir que con el libro en papel, ha sido bautizado por los autores como ‘eSonogramas’ y realmente es algo digno de ver y experimentar. ¡Ahora sí!

 
Esta página es como la del libro en papel, la diferencia es que al clicar con el dedo sobre el sonograme, se abre en pop-up (véase debajo)

El sonograma del reclamo del Phylloscopus trochilus de la ilustración anterior ampliado. Obsérvese la barra vertical roja que es el 'dial' que avanza conforme se reproduce el canto, teniendo en todo momento indicación de lo que estamos oyendo en ese momento. Los autores han bautizado a este avance como 'esonogram'.

El dial antes de acabar la estrofa en un sonograma: saber por dónde vas va muy bien para interpretar correctamente las voces y cantos que se reproducen.

Además, el libro presenta dibujos en el texto (por ejemplo, los  bisbitas de la página 21 se hacen grandes y se pueden ver mejor que en el libro de papel, pudiéndose guardar o compartir como captura de pantalla.  El libro incluye también numerosas fotografías. 



¿Qué es este libro?


Si hay cursillos de identificación de aves, numerosísimos libros y revistas periódicas con artículos de cómo separar este primer invierno del segundo verano tal, o del divagante de las ssp x de la forma local y, poco, muy poco, se ha prestado atención a la formación y perfeccionamiento de los ornitólogos en la temática de la identificación y comprensión de los cantos y voces. Este libro es ese ‘curso’ que todos necesitábamos y en su versión digital es simplemente magnífica.  Siempre hay algún pequeño  ‘pero’ como el que los tracks citados en del libro ‘de papel’ más de una vez solo tienen el canto ‘al lado’ con el botón en el primer de los casos y no en los sucesivos (tal vez se pudiese añadir un pequeño link), pero pese a que no se trata de una guía de identificación de cantos sí te enseña cómo interpretarlos  y te abre la mente sobre la extrema variabilidad de los mismos:  ¡no todas las voces que se oyen en el campo son las de los mp3 o cds que circulan por internet o existen comercialmente!

 
Los diez capítulos del libro se pueden ver también en forma de índice con la foto que los preside en grande y con las páginas que incluye el capítulo, a modo de 'thumbnail' abajo, pudiéndote  hacer idea de lo que te viene por delante y de seleccionar la página que quieres ver.

Acompañado de numerosas notas de humor (después de oir tantos reclamos, escuchar a Dick Forsman imitar un pito negro y que lo etiqueten como Homo sapiens tiene su gracia...) y vivencias personales, algunas de las cuales como comentaba al principio me resultan familiares, en temas complejos la integración de sonidos y textos ayuda mucho. Es una obra para leérsela del tirón (como he hecho en pocos días) y repasarla (como también haré con algún capítulo, para qué nos vamos a engañar).

Pese a no ser una guía ‘tradicional’ es obvio que se tratan temas de altísimo interés para el ornitólogo interesado en taxonomía, identificación, competiciones tipo gran año o maratones o incluso biología general y más saber: es impresionante ‘ver’ (a través del esonogram) las diferencias entre Ficedula albicilla y parva. O entre las voces de Larus michahellis y Larus cachinnans.  Resulta  revelador aprender como dependiendo del equipo de grabación, un mirlo suena diferente (páginas 50-51). ¿Será por eso que a veces los cantos de los cds no son exactamente como los que sentimos? Hay de hecho más variables.  La parte de cómo se adaptan las aves a los acoustics (página 59) te abre preguntas ecológicas como la relación hábitat-especie y como los carrizos obligan a especies como el Cettia cetti a cantar más fuerte ‘para que se le oiga’ o sobre el porqué del dawn chorus que tan bien nos va en el maratón ornitológico... 

De izquierda a derecha, Xavier Larruy, Bruce Mactavish, Anthony McGeehan y Ricard Gutiérrez en Juncosa, Lleida al empezar el maratón ornitológico de 2007. Los conocimientos de Bruce y Anthony, ambos del Sound Approach, sobre cantos, reclamos, pishing y la atracción de aves en general son increibles y resultaron de gran ayuda y complemento a nuestros conocimentos locales para aquella y otras futuras maratones ornitológicas. 27.4.2007 © Ricard Gutiérrez 

 Sorpresa, sorpresa

El libro está repleto de sorpresas como que la urraca (Pica pica) canta (!) o que no todas las aves tienen un canto o reclamo (parte 4, página 65).  Que los cantos y reclamos son útiles para discernir rarezas (como el caso de las Limnodromus, página 69, es algo que muchos sabemos), pero que el canto cambia con la edad y que estos ‘cantos’ reciben nombres diferentes:  song , plastic song es algo que ayuda a entender los reclamos de los mosquiteros en otoño o como el canto del ruiseñor varía con la edad.  Y que los que cantan la versión ‘plastic song’ suelen ser los divagantes…

Las sorpresas son constantes (y eso tras llevar más de 30 años en esto): no todos los jóvenes cantan diferentes de los adultos, hay especies con reclamos diferentes en machos y hembras como el ánade real o el correlimos pectoral. Y gracias al libro me he dado cuenta que desde siempre he censado la mitad de autillos de los que pensaba: ¡el canto que oímos de dos notas es en realidad un dueto!

Especies imitadas por Acrocephalus palustris y su equivalencia en la especie real. Se parecen en el sonograma. En el sonido es impresionante la imitación. Una de las muchas sorpresas y cuestiones interesantes de este libro.

Tal vez una de las partes más alucinantes es la del sonograma de Acrocephalus palustris imitando muchas especies (Cd2-38 p 126) y como se parecen a las reales! (C2.39). El nombre carricero poliglota es, ciertamente, un nombre bien puesto! La imitación del abejaruco, es simplemente brutal. Solo por este análisis y el de todos los carriceros y zarceros, incluyendo los raros, ya vale la pena tener el libro.

Temas de taxonomía, de aves que cantan de forma mixta y que no necesariamente han de ser híbridos (y viceversa), de diferencias entre áreas de distribución o de los casos, siempre complicados de los piquituertos de dan ganas de coger cualquier aparato de grabación e intentar aplicar lo que te enseña esta obra. 

Aunque no es una guía de cantos, si es el cursillo que necesitábamos, como dice en la portada 'la guía para entender los sonidos de las aves' y ya visualizo (¡o más bien espero!) futuras obras de advanced birding en este formato audiovisual combinando texto, fotos, esonogramas… Se nos abre un mundo en esta combinación que va más allá de la simple digitalización en pdf de un libro en papel.  El libro de 2006 era  bueno. La combinación actual es imbatible. 

Absolutamente recomendado.

Ricard Gutiérrez 

Link de descarga en iTunes: aquí.

martes, 18 de marzo de 2014

Mobile killed the rarity stars


Decía un videoclip de los años 80 del siglo XX del grupo Buggles, 'Video killed the radio stars', sobre como el avance tecnológico había acabado con las estrellas de la radio 'Pictures came and broke your heart, put the blame on VTR' cantaban... ¿Qué tiene que ver ésto con las aves raras? Bastante. Y no hablo de la estética ochentera ni de la canción, de interés opinable. Sino del trasfondo.


La recogida de observaciones de aves raras avanza con la técnica al ritmo de la necesidad derivada de la rápida puesta en circulación de las citas que se conocen. Antes de la era internet, los números de teléfono (birdlines) eran la fuente de información lógica, particularmente en los países con tradición ornitológica (nunca hubo teléfono alguno de estos en España).


Posteriormente los 'pagers' o buscas usados por ejemplo por médicos de guardia, fueron también usados en este campo, también en estos paises más 'avanzados' ornitológicamente hablando.

Los comités de rarezas nacionales iban recibiendo la información que los autores enviaban vía carta tradicional, con sello y fotografias -incluso diapositivas- adjuntas, que a veces se perdían en el limbo del sistema postal nacional de turno. Estas misivas eran respondidas asímismo con una cartulina de agradecimiento manuscrita que el autor recibía tiempo más tarde en su casa dando cuenta de la recepción de tal o cual cita. Cada més, esperábamos ansiosos la llegada de British Birds y Birding World. Y cada dos Alula  (entre 1995 y 2008) y Dutch Birding. Hoy día solo quedan la primera y la última. Una lástima. ¿O está también tal vez algo relacionado con lo que sigue a continuación?



Todo cambió con la llegada de internet. El correo electrónico era la panacea. Comunicación instantánea, listas de correo donde seguir a aquellos autores de libros o artículos de revistas especializadas que solo conocias 'de nombre' y a los que podias escribir. Y algunos contestaban y todo!. Proliferaron listas de correo como la veterana 'EBN' o la aún fundamental 'ID-Frontiers'. Poco a poco este fenómeno fue implantándose y en españa apareció la generalista 'Avesforum' y diferentes listas para tal o cual cosa, que duran o han durado más o menos tiempo. Unas locales, otras de comunidades autónomas, aún otras de grupos, como la de rarezas 'Rarebirdspain', creada el 18 de febrero de 2005 y con 302 inscritos el 18 de marzo de 2014.

Los comités de rarezas empezaron a comunicarse entre ellos también por internet, dinamizando la asociación europea de comités y listas nacionales, AERC, con también lista (cerrada) propia. Y en España se abandonó la circulación de citas via paquete postal con fotocopias para pasar primero a la circulación de cds via postal y ya más adelante, hace tan solo cuatro o cinco años via totalmente digital.

Esta era digital hizo que algunos pioneros decidiesen montar una web con citas aquí o allá, como la Rarebirdspain, creada en septiembre de 2000 y online ininterrumpidamente desde entonces. Pero en los primeros tiempos había que saber codificación html para tener un espacio mínimanente inteligible en la red. Con el advenimiento de los blogs, particularmente de blogger y de wordpress, esta creación de espacios web se 'democratizó' y hubo una avalancha de espacios webs personales y propios donde explicar lo que se veía en el campo, tal o cual grupo de aves en profundidad, temáticas diversas o cuestiones de opinión como la presente. Los blogs cambiaron la filosofía ornitológica de la web, al menos en este país. Primera pequeña revolución en la ornitología de internet a mi juicio.



Y entonces llegó el éxito de facebook y luego twitter. Todo el mundo era 'amigo' o tenía tal o cual página en estas redes sociales. U otras, pero éstas tal vez las de mayor aceptación social ornitológica. Y se pudieron añadir 'applets' (como ventanas autoactualizables) a blogs y webs. Y casi había más visitantes en las páginas de facebook y twitter que diariamente en la web 'madre'. Una segunda revolución que llegó para quedarse. Al menos de momento.



La mejora de codificación php y similares en páginas permitieron facilitar la existencia de bases de datos online para aquellas webs con financiación profesional (no para el resto de los mortales que mantenemos la web 'a mano') y en algunos lugares se podía colgar las citas 'en directo' con salida gráfica, listados y demás. Aunque en ocasiones esas bases de datos fuesen 'lentas' y bastante gente prefiriese aún la lectura de los 'blogs' o 'webs' con un sistema html más clásico.


¿Y entonces qué pasó? La tercera revolución. Un invento que vino no solo a complementar, sino a modificar el uso de todos los anteriores: los smartphones o móviles con conexión a internet y aplicaciones de chat tipo 'whattsapp' o, secundariamente, 'telegram' o 'line' que permiten chatear, gratis, con grupos de autores, desde cualquier sitio y no depender de un ordenador. Con estas aplicaciones, los autores envian sus citas al grupo y comentan lo que han visto o envian fotos que la gente aplaude, comenta o critica, sin esperar a la publicación en ninguna lista de correos ni otras fuentes de información. Pero en el móvil en principio se quedan. Y no se pueden consultar, sin dificultad, en el futuro, siendo efímeros relatos que imponen un ritmo que no todo el mundo puede, o está dispuesto a seguir.




En este mundo que parece en loca carrera constante hacia lo desconocido y con el mundo de la ornitología comiéndose todos los caramelos que llegan a su alcance (porque están buenos, se supone...), el papel de los comités de rarezas en este marco de la sociedad de la información con redes sociales, móviles, blogs, webs etc., no ha evolucionado significativamente. Hay que darse cuenta que la situación actual permite a un autor casi una validación ‘popular’ de las citas de las aves ‘raras’, disminuyendo el papel transcendental que tenian los comités en otros tiempos. Al menos en cuanto a la percepción de los autores, ya no necesariamente motivados por la necesidad de que un colectivo de expertos les homologue su observación, normalmente años después.


Hoy día se ‘homologan citas’ podemos decir que ‘por aclamación popular’, tanto por internet como incluso vía smartphone, poniéndose rápidamente de acuerdo un colectivo de autores normalmente capacitado para dicho fin. Y los propios autores de la cita la colocan en su web o blog, la comunican a su grupo de observadores o como mucho y con suerte o gracias a la responsabilidad de un grupo fiel de colaboradores, la envían a una web de rarezas. Por el contrario, cada vez son menos los observadores que están concienciados en  contribuir por iniciativa propia al interesante y científico archivo de rarezas y siguen el procedimiento habitual de remitir la ficha al comité de turno para esperar al informe correspondiente, que llegará al cabo de años, para conocer si su cita ha sido homologada o no.

Igual que la época de las cartas con sello pasó, también parece que las comunicaciones via e-mail van de baja como lo demuestra, aun siendo un grupo activo y dedicado a las rarezas, el seguimiento del volumen de correos enviado a la lista Rarebirdspain que ha pasado  de más de 900 mensajes/año entre 2006 y 2009 a 800 entre 2010 y 2011, y con  la llegada de los smartphones, facebook o twitter a 579 en 2012 y 343 en 2013. Sin embargo la página de Rarebirdspain en facebook tiene 2156 'me gusta'  y hay 958 personas siguiendo diáriamente el twitter de @Rarebirdspain a fecha 18 de marzo de 2014. Hay otras listas que van francamente peor, por no decir que están muertas.

Parece que ante estas evidencias sea recomendable que los comites de rarezas se adapten a los cambios antes que éstos los pasen de largo y los dejen atrás. Pero también que los observadores sean responsables y recuerden la labilidad de algunos de estos medios. Estamos en una paradojo y una situación compleja, casi de película de ciencia-ficción si la hubiésemos conocido años atrás. Propugno, como mínimo, que la gente siga enviando sus correos electrónicos a las (democráticas por naturaleza) listas de correo. Y no usemos solamente redes sociales y medios en manos de muy pocas personas o grupos propietarios que controlan cada vez más todos nuestros movimientos... ¿porqué me suena todo esto un poco a George Orwell?...

La verdad es que la adaptación de los comités de rarezas a los 'nuevos tiempos' no se ha producido en todos los sitios. Contrastando con la situación actual de vorágine tecnológica, el mecanismo de funcionamiento de gran parte de los comités de rarezas no ha variado esencialmente desde su creación y tan solo se ha modernizado en cuanto a la metodología en la circulación de las citas vía e-mail o, en el caso del español, con la incorporación de Dropbox para el archivo y circulación de citas, aunque en otros paises están trabajando ya de otras formas para afrontar estos cambios tecnológicos. Es sorprendente que el uso del email o dropbox sea ya casi obsoleto o poco atractivo: más del 50% de las citas de los últimos informes de rarezas en España no hayan llegado de ‘motu propio’ sino que haya habido que perseguirlas, con la correspondiente carga adicional de trabajo, doblándolo o más, si se pretendía la mínima calidad necesaria. Esto sucede en un momento en que el público destinatario conoce perfectamente las citas que se produjeron ese año del informe, gracias a internet y móviles. Y lo que espera del mismo es tanto una relación significativa y representativa del año de turno como el valor añadido que representa la información que se aporta de análisis e información gráfica que lo acompaña, más allá de una mera enumeración de citas.

¿Es ese trabajo sostenible? Mobile killed the rarity stars? Mantener ese nivel es costoso y cada vez más difícil, sobre todo en el contexto voluntario en el que se desarrollan estas actividades en el seno de los comités de rarezas.  Aunque el uso del móvil se ha multiplicado y consolidado, es un medio de comunicación bueno, pero una lista de whattsapp no puede convertirse en un archivo futuro viable, ni seguro, a merced del propietario de la marca comercial que lo modifique en el futuro. O lo venda a otra red social. Ay! ¡Que ya lo han vendido!




Pienso que hay pruebas y publicaciones suficientes que demuestran que la época en la que las ‘rarezas’ eran algo anómalo o anecdótico ha pasado. No es ninguna frikada ni cuestión de coleccionismo victoriano. El papel de los comités de rarezas (mal nombre ya) ha dejado de ser el de mero certificador de la aparición de especies inusuales y ahora además incluye ser notario de los cambios en la composición de la avifauna estatal, ya sea por fenómenos de colonización biológica, por cambio climático, por efectos de meteorología o por expansión del rango de las especies. También por introducciones, porque no podemos dejar de lado el preocupante problema de las especies de origen incierto. El cariz de lo tratado y el volumen de información que se maneja requiere cierta profesionalización. Por no decir nivel de los que se encargan. O carisma, para atraer citas de los observadores cada vez menos necesitados de comités, como decíamos antes. Y por tanto, cierto margen de maniobra para poder 'capear ese temporal tecnológico' y ganarse la confianza de los observadores que son al fin y al cabo los que nutren de observaciones el trabajo de estos grupos científicos.



Probablemente habrá que analizar en el futuro hacia donde se va. Lo que está claro es que las revoluciones tecnológicas comentadas no van a ser las últimas ni mucho menos. Lo que también parece claro es que el tren ha pasado ya. Y no nos hemos subido a tiempo. Ahora solo queda por ver si se va a ser capaz de llegar a alcanzarlo por algún medio o bien quedarnos viendo el paisaje y dejando que se dirija a su destino, actualmente en manos del Sr. Zuckerberg, en buena parte. Time will tell. Y pararse a ver el paisaje tampoco es pecado. No somos Atlas aguantando el mundo...

Ah, el video con el que empezábamos el post. ¿Parece algo obsoleto no? Un poco como todo, al ritmo que vamos hoy día.